viernes, 23 de junio de 2017

Torres: "Deseo jugar invierno, pero debo recuperarme"



(Nueva York) A Gleyber Torres la ansiedad no le gana la partida. Hace menos de una semana, su nombre sonaba con mucha insistencia para hacer el grado con los Yanquis de Nueva York este mismo año. Hoy se sigue dando como un hecho que vestirá el uniforme a rayas en El Bronx, pero no esta temporada. 
                                                                                                             
El prospecto principal de los Yanquis de Nueva York, y uno de los principales de las Grandes Ligas, fue operado la mañana del miércoles con éxito en el hospital New York Presbyterian y deberá afrontar una recuperación que puede tardar entre cuatro y seis meses.

“Al principio fue muy duro”, admite Torres. “Uno suele pensar muchas cosas cuando le dan un diagnóstico de ese tipo, sobre todo porque tenía la ilusión de seguir haciendo mi trabajo y llegar a las Grandes Ligas. Ahora, pensando con cabeza fría las cosas, uno se siente más tranquilo y sabe que tiene que cumplir al pie de la letra la rehabilitación y tratar de ganarme nuevamente esa oportunidad el año que viene”.

Torres bateaba para .287 con un porcentaje de embasado más slugging de .863 entre AA y AAA este año. “Ha sido un año de mucho aprendizaje, desde que estuve en la Liga Instruccional hasta hace poco, cuando me estrené en una categoría donde los lanzadores tienen más experiencia, como es AAA”.

Los planes inmediatos. Gleyber Torres deberá comenzar un proceso de rehabilitación que, al menos por unos meses, le impedirá realizar actividades de beisbol. Sin embargo, ya tiene un plan estructurado. “Es difícil no estar en un terreno de juego, que es lo que sé y me gusta hacer, pero debo cumplir a cabalidad con el tratamiento. Trataré de hacer ejercicios y mantenerme en forma y dentro de cuatro meses, si todo va bien con el favor de Dios, espero volver a mis actividades de beisbol. Aún es muy temprano para saber si jugaré invierno. Mi deseo es ese, pero primero debo recuperarme”.



Su deseo es el de los fanáticos de los Leones del Caracas, que desde este año esperaban verlo cubrir las paradas cortas en el estadio Universitario, luego de llegar desde los Tigres de Aragua en un movimiento que envió a Maracay a los pitchers Guillermo Moscoso y Víctor Gárate.