domingo, 26 de febrero de 2017

Rosales fue expulsado en la derrota del Málaga



(EFE) Málaga llegó a Ipurúa con el sueño de arrebatarle tres puntos al combinado local, pero Eibar convirtió el sueño en pesadilla al propinarle una goleada (3-0) a los dirigidos por el uruguayo Marcelo Romero. 

Con Roberto Rosales en la alineación titular, como ya es costumbre, y tanto Mikel Villanueva como Adalberto Peñaranda esperando su oportunidad en el banco de los suplentes (Juanpi Añor quedó fuera de la convocatoria por problemas físicos), los visitantes plantearon un partido reñido, en el que no hubo muchas emociones hasta el final de la primera mitad.

Adrián se encargó de darle el primer golpe a las aspiraciones del Málaga al abrir el marcador al minuto 43, aprovechando un buen pase de Sergi Enrich, y darle la merecida ventaja al Eibar.

El gol fue un contratiempo muy grande para la visita, que no logró acomodarse en el descanso, y consiguió alargar su ventaja nada más arrancar la segunda mitad. Al minuto 48 el árbitro principal decretó penal por infracción de Juankar sobre Pedro León y Adrián se encargó de transformarlo para aumentar la ventaja.

Tan solo cuatro minutos más tarde (m. 52), Sergi Enrich se plantó frente al arco de Kameni y deretó el 3-0, que a la postre sería el resultado definitivo.


Pero la peor noticia para Málaga, derrota aparte, fue la expulsión de Roberto Rosales tras una más que polémica falta. El venezolano salió del campo al minuto 71, dejando a su equipo con 10 y perdiendo los primeros minutos de campeonato liguero en lo que va de temporada. El venezolano nuca había sido expulsado desde que viste la camiseta del Málaga. Mikel Villanueva ingresó un par de minutos después para darle equilibrio a la defensa y Adalberto Peñaranda se quedó, una vez más, sin ver minutos.