viernes, 17 de febrero de 2017

Ildemaro Vargas espera que este sea su año



(Marcos Grunfield) Si Anthony Santander y Luis Alfonso Torrens, con los Orioles de Baltimore y los Padres de San Diego, respectivamente, no se ven beneficiados por haber sido seleccionados en el Draft de Regla V, surge una tercera opción entre los candidatos criollos a debutar este año en las mayores. 

Ese es Ildemaro Vargas con los Diamondbacks de Arizona.

El de Caripito emergió en 2015 como figura de Cardenales de Lara, aunque ya tenía dos campañas con ellos, tras ser adquirido desde Caribes de Anzoátegui. 

"Yo salí de Caripito, un pueblo bastante humilde, me siento orgulloso de mis orígenes y del apoyo brindado por mi familia”, sentenció. “Ellos me ayudaron a mantenerme alejando de la calle, me gustaría que los jóvenes también se mantengan alejados de las cosas malas, los vicios y puedan lograr sus sueños. Cuando voy para allá soy un ejemplo para muchos, los niños me dicen cuando sea grande quiero ser como tú" 

Esa meta parece haberla cumplido en una primera instancia. 

En Barquisimeto, junto con Rangel Ravelo, Paulo Orlando y Juniel Querecuto, se ha convertido en una de las figuras que le ha dado éxito a los Cardenales de Lara en las dos últimas contiendas, incluyendo un subcampeonato en el más reciente torneo de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional. 

Es cierto que los alados no avanzaron a la postemporada hace dos años pero tuvieron mejor registro que Bravos de Margarita y Tigres de Aragua, los campeones de aquella justa, pero un formato de competencia les perjudicó en sus aspiraciones.

El infielder, en ese torneo, dejó registros de .335/.403/.421, concluyó con 37 anotadas, liderando ese departamento en el circuito, ligó 66 hits, séptima cantidad más elevada entre sus colegas, pegó siete dobles, robó seis bases y quedó quinto entre los mejores promedios del torneo.

"Creo que jugar en la Liga de Béisbol Profesional de Venezuela me ha ayudado mucho”, aceptó el oriental. “Es una liga que influye en el desarrollo de todos los peloteros, a mi me permitió sentirme listo para jugar a cualquier nivel y demostrar mi estilo de juego. Me vine antes a los Estados Unidos para trabajar en un plan de entrenamiento que incluye el bateo, y me siento contento por la opinión del coach de bateo, dice que tengo un buen contacto, manos rápidas en el swing y que puedo batear muy bien en ambas manos, el ve reflejado en mi lo que dicen los reportes".  

Vargas, tras su primer año exitoso en Venezuela, pasó desde clase A hasta AAA en 2016, allí dejó una línea de producción de .305/.360/.400, con 76 anotadas, 28 dobletes, seis vuelacercas, 37 fletadas y finalizó la contienda con más boletos (44) que ponches (39), lo que habla de su disciplina en el plato. De hecho, en Triple A produjo .354 de promedio y dejó .868 de OPS, números que lo colocan a las puertas de estrenarse en las mayores, ahora que está protegido en roster de 40.

"En estos dos años con Dbacks”, continuó el venezolano. “Tengo que agradecer por la segunda oportunidad que me brindaron, por creer en mí, darme esa confianza para jugar a diario y el aprendizaje en cada sucursal de la organización. En el 2017 mi objetivo es seguir jugando a diario, mantenerme sano y demostrarle a los Dbacks que estoy listo para asumir la oportunidad que me brinden".

Un primer paso lo logró al mantener su ritmo en suelo patrio. Con los pájaros rojos dejó promedio de .305 y un porcentaje de embasado de .376 en 2016. Reunió 64 hits, entre ellos ocho dobles, un triple y un cuadrangular en 54 juegos. En ese lapso, además, anotó 37 rayitas y empujó 13 carreras. Además, acumuló 24 boletos y 20 ponches.

En ello viajó a los Estados Unidos para buscar un lugar en la nómina de los desérticos en este Spring Training.

“Sería un placer ganarme el respeto de todos los fanáticos en Arizona”, contó. “Demostrarles mi estilo de juego, que ellos puedan disfrutar de mi y confiar en mí. Soy una persona que trabaja para superarse y me encantaría brindarles un buen espectáculo, jugar un béisbol que apasione y ayude al equipo a ganar".

En su defensa, tiene dos cosas para concluir en el equipo grande, si logra convencer al cuerpo técnico de los Cascabeles en el Spring Training. La primera es su versatilidad para defender varias posiciones y la segunda es que Nick Ahmed, a pesar de su calidad defensiva en las paradas cortas no ha logrado aportar nada con el madero, cosa que llevó a la gerencia entrante a ceder a Jean Segura, reinante campeón bate de la Liga Nacional, por Ketel Marté, de quien los Diamondbacks esperan pueda hacer su transición similar a la de su compatriota, quien no pudo brillar con Milwaukee pero sí con ellos.

“Conversé con los coaches sobre mi defensa y dice que quieren verme jugar en segunda base pero sin olvidar el SS”, alega. “Ellos creen en el alcance de mi brazo, en mis manos a la defensiva y que pueda hacer lo que les encanta".

Así intentará convencer Vargas a su nuevo piloto, Torey Lovullo, y al nuevo alto mando de los Diamondbacks para intentar seguir los pasos de Santander y Torrens, quienes ya tienen medio camino recorrido para quedarse en las mayores pues, de lo contrario, tienen que ser devueltos a los Indios de Celveland y Yankees de Nueva York, respectivamente.