lunes, 26 de diciembre de 2016

AAROM BALDIRIS QUIERE REGRESAR A JAPÓN



(Prensa LVBP) El venezolano Aarom Baldiris, veterano de ocho campañas en el Nippon Professional Baseball (NPB) que decidió irse a la liga surcoreana este año, desea volver a jugar en Japón, según una entrevista publicada este sábado por el portal japonés Full Count. 

El antesalista, de 33 años de edad, que defendió los colores de los Tigres de Hanshin, los Búfalos de Orix y las Estrellas de DeNA, no pudo llegar a un acuerdo con la gerencia de DeNA el año pasado para renovar su contrato, razón por la cual optó por irse a Corea del Sur.

“Fue una mala decisión (irme de Japón)”, señaló el jugador vía telefónica, para luego explicar que su principal interés es regresar a jugar a Japón, lugar que considera su segundo hogar y en el que sabe que tanto él como su familia podrán sentirse felices.

El criollo tuvo un buen rendimiento en los entrenamientos primaverales con los Leones de Samsung, pero desde ese momento comenzó a sentir molestias en el pie derecho que nunca pararon. Al final, no tuvo más remedio que operarse en agosto para reparar una rotura en el tendón de Aquiles y otra lesión más que fue descubierta durante la cirugía.

Por si eso fuera poco, el choque cultural fue más duro de lo esperado, debido a que en Corea del Sur el equipo no lo dejó practicar tanto como lo hacía en Japón y eso afectó su estado de forma. La dificultad para comunicarse con sus compañeros de equipo también se convirtió en un obstáculo que le impidió cumplir con las grandes expectativas que el equipo tenía de él.

Ahora dice sentirse muy bien, ya que el pie derecho se encuentra en mucha mejor forma que antes de la operación, y deseoso de mostrar lo que puede hacer. Así mismo, su médico le confirmó que para febrero podrá estar al 100 por ciento de sus condiciones.

Las oportunidades de que vuelva a ser contratado por algún equipo de la NPB no son malas. Sus ocho campañas de experiencia en la liga le han dejado un profundo conocimiento de todos los lanzadores activos y del sistema de trabajo nipón, por lo que no requerirá tiempo para adaptarse bien a su nuevo club.

Adicionalmente, sólo necesita jugar una campaña más para convertirse en “japonés” y no ocupar más una plaza de extranjero en el roster de su equipo, lo que le otorga más valor aún a su contratación.


Varios equipos japoneses ya han completado sus contrataciones para 2017, pero hay otros que todavía no lo han hecho y que sin duda podrían aprovechar los servicios de un antesalista de calidad como Baldiris.