sábado, 4 de junio de 2016

Falleció Mohamed Alí, el más grande boxeador de todos los tiempos



(AVN) Conocido como el más grande boxeador de todos los tiempos, Mohamed Alí, falleció este sábado a los 74 años de edad en un hospital de Arizona, Estados Unidos donde había sido ingresado el pasado jueves por problemas respiratorios de los que padecía. 

"Después de 32 años de luchar contra la enfermedad de Parkinson, Muhammad Ali murió a la edad de 74 años", anuncio Bob Gunnell, portavoz de la familia de Alli.

El funeral del boxeador más reconocido del planeta se llevará a cabo en su ciudad natal Louisville, Kentucky, durante los próximos días.

"La familia de Alí quiere agradecer a todos los que le acompañan con sus pensamientos, oraciones y apoyo", destacó el portavoz, tal y como refieren las agencias internacionales.

La leyenda del boxeo mundial, nacido como Cassius Marcellus Clay Jr. en Lousville, Kentucky (EEUU), el 17 de enero de 1942, fue una figura social de gran influencia en su generación, en la política y en las luchas sociales o humanitarias a favor de los afrodescendientes.

Entre 1960 y 1970, Alí gozaba de una gran popularidad mundial, especialmente en aquellos países que tenían población donde predominaba el Islam. Se hizo leyenda gracias a su locuacidad, talento en el cuadrilátero y a que fue defensor de los derechos civiles de los afroamericanos.

Su carisma y atractivo para el público se debía a la demostración de su orgullo por ser afroamericano y la extraordinaria fe en sí mismo. Estas características encontraron idolatría en los que se creían discriminados sea por el color de su piel o su lugar de origen.

Por ello, fue fundamental su vínculo con la Nación del Islam. El acercamiento con esa organización se dio en 1959, pero fue en 1961 cuando inició su conversión

Gracias a esa conversión, cambió su nombre a Mohamed Alí.

"Ya no soy más Cassius Clay, aquel "negro de Kentucky". Pertenezco al mundo, al mundo de la raza negra. Siempre tendré un hogar en Pakistán, en Argelia, en Etiopía. Eso tiene más valor que el dinero", expresó el mítico peleador en una oportunidad.

El ex peleador es considerado por los expertos en la materia como el mejor de todos los tiempos. Su estilo de boxeo ha sido destacado como de los mejores de la historia.

Todavía sigue vigente la frase con que él mismo se definió una vez: "Vuelo como una mariposa y pico como una abeja".

Su carrera profesional

Su brillante historial comenzó al ganar la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Roma, en 1960, en los semipesados. En 1964 venció por la vía por nocaut a Sony Liston y le quitó el título mundial de la máxima categoría, los pesos pesados.

En 1967, al ser llamado al servicio militar estadounidense, rehusó ir a combatir en la guerra de Vietnam, y se declaró estar en contra del conflicto bélico por razones religiosas.

El Gobierno estadounidense le retiró el título, la prensa pro Washington le atacó, acusándole de cobarde y la justicia le condenó a cinco años de prisión.

Pese a ser un hombre vociferante, Alí se convirtió en un símbolo pacifista. Los jóvenes le invitan a hablar en las universidades y los grupos pacifistas organizaron actos para solidarizarse con él.

En ese sentido, Alí trasciende los cuadriláteros, tanto por su reivindicación de los derechos de la comunidad negra como por su rechazo a la guerra de Vietnam.

Al cumplir su pena, volvió a pelear y recuperó su título al superar en 1974 a George Foreman, en un combate realizado en Kinshasa (República del Congo). En 1981 disputó su último careo contra el jamaiquino Trevor Berbick, en el que fue vencido y desposeído definitivamente del título mundial de los pesos pesados tras perder por puntos. Alí ya mostraba símbolos de poseer mal de Parkinson.

Se retiró y se dedicó a varias causas sociales. Viajó por el mundo en misiones humanitarias, relacionándose con gente necesitada y líderes mundiales.

En su carrera logró 56 victorias, 37 por nocauts y 5 derrotas. Históricas fueron sus refriegas con Sonny Liston, Ken Norton, Leon Spinks, George Foreman y su máximo rival Joe Frazier, con quien peleó tres veces, ganando en par de ocasiones.

En 2005, recibió la Medalla Presidencial de la Libertad otorgada por el gobierno de Estados Unidos.


El Centro Muhammad Alí, en Louisville, está dedicado a las causas humanitarias del ex boxeador y guarda también la memoria de sus proezas deportivas.