jueves, 21 de mayo de 2015

Carabobo arruinó la despedida de Rey


(Barquisimeto) Del estadio Brígido Iriarte de El Paraíso al Metropolitano de Cabudare. De la camiseta rojiverde del ya desaparecido Marítimo al uniforme rojinegro del Lara. Desde aquella tarde dominical del 19 de diciembre de 1993 hasta este miércoles.

22 años transcurrieron para que el defensa central José Manuel Rey le diera vida a su etapa de futbolista profesional, que ayer llegó a su fin en una tarde en la que el portero Leo Morales fue el protagonista al detener tres tiros penales y arruinar el día de Rey y del Lara con la clasificación del granate a la Copa Suramericana. 

Antes de escucharse el pitazo inicial del árbitro Juan Soto, Rey entró al terreno de juego y fue recibido por un “pasillo”, en el que jugadores de ambos equipos se colocan de lado para aplaudir al homenajeado. 

El conjunto crepuscular llegó con la misión de darle la vuelta a la serie tras haber perdido 1-0 en Valencia, y el  anfitrión tomó la ventaja bien temprano. Era el minuto 11.

Lara inició la jugada por la banda derecha y la pelota llegó a los pies de César “Peluche” González, quien soltó un metrallazo de pierna zurda al borde del área y dejó sin capacidad de respuesta al portero Morales. El balón no volvió a entrar en las redes y se fue a la tanda de los tiros penales, en la que Carabobo venció 3-1.


Así se puso punto final a la carrera de Rey, en la que seis veces disputó la Copa América (1999-2011), pero también cinco Premundiales (1998-2014) y el Preolímpico de 1996.