lunes, 27 de enero de 2014

Magallanes 3 – Caribes 5



(Prensa LVBP) Fue el juego esperado por muchos en la final. Defensa, pitcheo y ofensiva se vieron en pasajes del compromiso. Pero al final Caribes de Anzoátegui se quedó con la mejor parte, al dejar en el terreno a los Navegantes del Magallanes 5 carreras 3, con jonrón de Eduardo Escobar, ante un Alfonso “Chico” Carrasquel esperanzado en la remontada de la tribu oriental.
Finalmente se mostró algo de pitcheo de calidad en una de las mejores ligas del béisbol en el Caribe. Navegantes y de Anzoátegui jugaron íntegros en el campo con duelo de pitcheo que al final el relevo de ambos equipos vio golpeada con par de batazos.

Hubo dominio por parte de los abridores norteamericanos designados por Carlos García y Alfredo Pedrique. Dustin Richardson y Daryl Thompson se fajaron en la lomita del “Chico”, de Puerto La Cruz, con objetivos distintos. Richardson buscaba concretar la barrida del Magallanes, la sexta desde 1946. Thompson darle a Caribes un día más de vida en una final poco afortunada para ellos.

Thompson trabajó a fondo por Anzoátegui. De su actuación dependía que hubiese quinto juego, el martes, en Puerto La Cruz. Tuvo siete innings intraficables retirando cuatro por la vía rápida del 1, 2 y 3.

El derecho norteamericano recibió doble de Ezequiel Carrera en el tercer episodio que supo resolver dominando a los siguiente dos abridores. Lissón le ligó el segundo imparable en el juego con infieldhit que apenas extendió un par de bateadores su actuación.

Thompson tuvo su mayor reto enel juego en el sexto tramo cuando Endy Chávez se colocó en la segunda base con dos outs. Pero no pasó de ahí, el dominió fue la receta de Thompson en el juego. En el séptimo había incertidumbre. El norteamericano había llegado a duras penas al sexto episodio una sola vez en Venezuela y en el conocido “inning de la suerte” debía enfrentar a Lissón, Rivera y Sandoval. Ponche, rodado a la segunda y elevado al centro, bien pegado a la pared, fueron los tres ajusticiados por Thompson.

“Thompson no nos pudo dar mejor trabajo. Siempre estruvo por encima de los bateadores con su pitcheos y eso era lo que necesitabamos”, comentó Alfredo Pedrique después del compromiso.

Del lado del Magallanes estuvo Richardson con un trabajo similar al de su compatriota. Retiró tres episodios por la vía rápida y tuvo que sacar su casta en el tercer tramo cuando Niuman Romero disparó doble con dos outs, pero más adelante dominó a Hernández.

En el sexto las cosas cambiaron. Después de un out Romero volvió a ligarle doblete lo que significó su salida del encuentro y la guerra de estrategias por parte de Carlos García quien de ahí en adelante utitilizó a ocho serpentineros para 3.2 tramos. Amalio Díaz y Jesús Martínez se encargaron de cerrar el sexto y la amenaza oriental.

Nueve arepas en el reglamentario

El juego transitó hasta el décimo episodio. El cuerpo de relevistas había trabajado a la perfección en en ese enuentro con la tensión al máximo nivel.

Hassan Pena se montó por caribes para retirar los tres bateadores del Magallanes y darle el chance a los de casa de acabar con todo en un solo swing. Pero el Cerrador del Año y refuerzo de las Águilas del Zulia no estuvo en su noche. Lissón falló con extenso turno. Rivera conectó sencillo al derecho y fue sustituido por Frank Díaz en la inicial. Sandoval negoció boleto y aumentó la amenaza para que el héroe del tercer juego se parara en la goma.

Robinson Chirinos había fallado en los tres turnos previos pero Pena dejó una pelota en la zona de poder que el careta grandeliga pudo conectar hacia el jardín derecho para impulsar las tres carreras que se pensaron eran las carreras del 12do. campeonato del Magallanes.

Con la pizarra 3 a 0, Jean Machí entró a buscar el rescate de la celebración y euforia. El candado de los turcos enfrentó a José Castillo y este lo castigó con línea que golpeó la muñeca derecha de Machí para anclar en la inicial. De ahí en adelante todo cambió en favor de los orientales. Cory Aldridge repitió la dosis con trueno a la derecha. Oscar salazar hizo valer su experiencia y en un turno memorable llenó las almohadillas al reobir pasaporte. Hécor Giménez, refuerzo de mil batallas con los Tigres de Aragua metió en el juego a los Caribes con doble entre el centro e izquierdo para impulsar dos y colocar el juego 3 carreras a 2. “Me sentía en deuda con el equipo y la fanatica. Fue el mejor momento que me dio Dios para hacerlo y reivindicarme”, celebró el inicialista después del juego a Meridiano Televisión.

García no espero más por Machí. La molestia del batazo se hizo evidente e intentó asegurar el campeonato con Orangel Arenas en sustitución del cerrador navieron. Arenas enfrentó a Escobar con la del empate en la tercera y la de perder en la segunda, ahora en las piernas de Carlos Durán quien corría por Giménez. Ante el tercer lanzamiento de Arenas, el campocorto la depositó a mitad de gradas del “Chico” Carrasquel para darle la victoria a los anzoatiguenses, 5 por 3, y extender la final a quinto juego, el martes.

“Bastante contento, gracias a Dios, todo salió bien. Me paré a buscar un pitcheo y lo importante es que ganamos”, expresó dos minutos después en Venevisión el héroe de la jornada. “Siempre hemos sido un equipo competidor, nunca bajamos la guardia”, expresó el infielder quien sonó jonrón por segunda noche consecutiva. “Ahora  toca salir a ganar el martes otra vez”, apuntó Escobar dedicando la victoria a su familia.

“Muchas cosas pueden pasar. Pero esto no se acaba hasta que se termina. Tenenos que llevar esa energía y ser positivos para los tres juegos que quedan”, predijo Giménez más adelante en su entrevista.

“Creo que los fanaticos pargaron bien su entrada. Esto es una final y cualquier cosa puede pasar”, siguió expresando Pedrique.  “Si vamos a perder lo haremos con las botas puestas”, sentenció.

La victoria fue para Jean Carlos Toledo en relevo de 0.2 tercios. La derrota cayó sobre Jean Machí acreditándose las cuatro carreras que dejaron en el campo al Magallanes.