jueves, 23 de enero de 2014

García-Pedrique: Dos pilotos que hacen historia




(CARACAS)  La primera serie final de la historia de la LVBP, la de 1946-47, tuvo como protagonistas a  Sabios de Vargas y Cervecería Caracas; sus mánagers, Ernesto Aparicio y José Antonio Casanova, respectivamente, son los únicos pilotos criollos en medirse en una instancia decisiva, o al menos lo serán hasta dentro de unas horas.

Esta noche cuando se cante la voz de playball entre Caribes de Anzoátegui y Navegantes del Magallanes, los estrategas Alfredo Pedrique y Carlos García conformarán la segunda pareja de pilotos venezolanos en verse las caras en una final.  Pese a que tuvieron que transcurrir 68 años para ello, para Pedrique el hecho podría convertirse en algo común con el pasar del tiempo.

“Creo que en Venezuela existimos personas capacitadas para dirigir”, dijo el mandamás de la tribu. “No sería justo si me pongo a nombrarlos porque seguro me saltaría a alguien, pero los técnicos venezolanos que han dirigido han hecho un gran trabajo. Hay personas que tienen la capacidad no solamente de dirigir en el terreno, sino de llevar a un equipo. Cada mánager tiene su manera de dirigir pero lo importante es que a lo largo de los años hemos demostrado que los venezolanos podemos hacer el trabajo”, aseguró Pedrique.

Carlos García: Un “Almirante” que se guía por “la intensidad del juego”
Carlos García puede mandar un toque de bola en un momento determinado; pero luego, con la misma situación, la seña podría cambiar. El “Almirante” afirma ser un mánager sin un estilo en específico y que usa la intensidad del juego como termómetro para decidir qué camino tomar. “Cuando diriges siendo más joven tratas de hacer cosas que mantengan la intensidad del juego y los jugadores en el momento. No pienso que tenga un estilo particular, solo intento ver la intensidad del partido”, indicó. “Se aprenden muchas cosas y te autoanalizas, qué decisión tomaste que fue la correcta y a qué jugador colocaste en una determinada situación, si está preparado para ejecutarla. Si dejo que baje mi intensidad dejaría de ser el mismo mánager”, explicó el estratega de la nave, que irá a su segunda final como piloto del equipo en el que jugó nueve temporadas como pelotero activo.

Alfedro Pedrique: Conoce a su rival y tratará de sacar ventaja de ello
Alfredo Pedrique se considera un mánager agresivo; sin embargo a lo largo de la temporada ha demostrado ser metódico en algunos aspectos. Por ejemplo, cuida mucho su defensa, tanto que ha afirmado en varias ocasiones que le gusta tener una línea central que le garantice efectividad en las jugadas de rutina; le gusta sacar el máximo de sus abridores antes de apelar al bullpen; y ha tenido a Jean Toledo y Pedro Rodríguez como hombres inamovibles para los innings finales.

Para esta serie final, Pedrique cree tener una ventaja: conoce la forma de dirigir de su contraparte. “Carlos es un mánager agresivo así como jugó dirige. Es un elemento al que le gusta que sus peloteros hagan las pequeñas cosas al igual que a mí”, dijo. “Cuando jugué en contra de él era un pelotero agresivo, ahora estoy preparado porque sé el tipo de juego que a él le gusta hacer”, comentó Pedrique.