sábado, 21 de septiembre de 2013

Con una efectiva defensa Lara logró bicampeonato en baloncesto femenino


(AVN) La efectiva labor en defensa del equipo de Lara fue determinante para conseguir el título del baloncesto femenino de los Juegos Deportivos Nacionales Juveniles 2013.
Con el encuentro 63-61 a favor del cuadro crepuscular sobre Distrito Capital a mediados del último cuarto, el entrenador larense, Abraham Granados, ordenó una fuerte marcación desde la salida y la estrategia le rindió frutos al final para dominar el partido con marcador final 69-63. 
"La clave era defender, eso nos va a dar nuestro ataque, nos salió el resultado y revalidamos la medalla de oro de 2011", explicó.
El director técnico se refirió al manejo de la presión de las chicas en los instantes decisivos del juego. "Sabíamos que esto iba a pasar (presión del público), teníamos el público en contra, tuvimos confianza que las cosas iban a salir y salieron".
"Logramos todo, hubo mucho trabajo en equipo, queríamos esta medalla, siempre en esta categoría habíamos quedado campeón. Se nos puso un poco apretados pero hubo mucho bloqueo, agarramos los rebotes y tuvimos mucha presión, pero nunca bajamos, confiamos siempre en nosotras , le ganamos a un gran equipo, siempre confiamos en nosotras y no caímos en el juego de ellas", acotó Waldimar Rodríguez, pívot que marcó 11 puntos y se fajó en los tableros con 17 rebotes.
La pasión por ganar el campeonato fue la motivación para soportar la presión del público en contra. "Estuvimos, al principio, un poco deseosas, las cosas nos salieron bien gracias a nuestro entrenador (...) jugamos bien al final, teníamos muchas ganas de ganar la de oro. El juego de las chicas fue magnífico y estuvimos bien, pudimos concretar los rebotes y la flaca (Rodríguez) nos ayudó bastante, pudimos agarrar los rebotes", resaltó, por su parte, María Sánchez, la piloto que condujo la ofensiva y repartió cinco asistencias, y fue la mejor pasadora del torneo.
Por último, Carolina Maramara, una de las fajadas en la pintura, explicó que el trabajo de bloquear a las grandes del equipo capitalino fue clave para el triunfo.
"Para esta victoria nos ayudó mucho los rebotes que agarramos. No tuve mucha efectividad abajo, pero me fajé bloqueando las grandes que ellas tienen, que son muy habilidosas, me fajé con ellas, gracias a mis compañeras estuvo el perímetro muy abierto y eso nos ayudó más", subrayó la campeona en rebotes del torneo.
"El entrenador habló con nosotros, nos reunimos y fuimos nosotras mismas y salimos adelante otra vez, fallamos abajo (zona interna) muchas bandejas, pero me concentré y volví a mi juego", dijo Maramara, quien terminó el partido con 10 puntos y 15 rebotes.