domingo, 9 de diciembre de 2012

TIBURONES 8 - TIGRES 7




(Caracas) Urgidos de victorias a tres semanas de finalizar la temporada, los Tiburones de La Guaira y los Tigres de Aragua entraron en una batalla campal que finalizó en el último turno al bate de los litoralenses. César Suárez, en la novena entrada, con hombres en las esquinas, dos outs y el marcador igualado, conectó un sencillo que remolcó la rayita que le dio a los escualos una victoria 8 carreras por 7 en el Estadio Universitario de Caracas.

Los escualos, al igual que otra decena de veces a lo largo de esta campaña, logró venir de atrás, revertir el marcador y hacerse de la victoria, sólo que en esta oportunidad este éxito, el número 23 de la zafra y el tercero de manera consecutiva, fue más significativo pues les permitió acercarse a un juego al quinto lugar, frontera que delimita de los equipos eliminados de aquellos que tendrán la oportunidad de pelear el campeonato en enero.

La remontada empezó en el sexto episodio, cuando Tiburones piso el plato dos veces. Con las bases llenas, Renny Osuna negoció boleto que impulsó de caballito una anotación. Luego, CJ Retherford anotó la segunda de la entrada al ser golpeado Miguel González, un pelotazo que le dio en la cara y le sacó del encuentro, primero en brazos de sus compañeros y luego en ambulancia para exámenes que poco después se conoció no fueron alarmantes.

En el séptimo, Javier Herrera, quien dio de 5-4 en la tarde noche sabatina, consiguió enganchar un envío de Yorman Bazardo que terminó como una línea sobre la raya del leftfield lo suficientemente profunda como para permitir la anotación de Alex Cabrera y Retherford, ambos embasados por un sencillo y un boleto, respectivamente.

“Nosotros nunca nos damos por vencidos y eso fue lo que demostramos hoy”, comentó Herrera después del encuentro. “En cada turno siempre estuve enfocado tratar de conseguir un buen pitcheo para conectar y fue lo que hice hoy”, añadió el caraqueño, que en los últimos seis encuentros exhibe un average de .455 (22-10), con trío de bambinazos y ocho carreras remolcadas.

Abajo en la pizarra 7-5 en la parte baja de la novena entrada, empezó el rally que terminó dándole el triunfo a los escualos. Retherford negoció boleto contra Víctor Moreno, cerrador de los Tigres. El estadounidense fue sustituido por Rayner Olmedo, llegó a tercera por el último hit del juego de Herrera. Un passball permitió a Olmedo a meterse hasta el plato y a Herrera hasta la segunda. Justo después, Carlos Sánchez consiguió un infieldhit, al vencer en carrera a Víctor Moreno, y mantuvo vivo el rally que dejó hombres en las esquinas.

De emergente, Rafael Álvarez empató el partido con un largo elevado de sacrificio al jardín central. Entonces, Edwin Bellorín vino al plato, pegó sencillo y colocó la carrera de la ventaja en la segunda. Gregor Blanco sacó un boleto que llenó las bases y dejó la mesa servida para que Suárez se vistiera de héroe y de esta forma permitirle a La Guaira asegurar el llevarse la serie particular contra los bengalíes 5 juegos a 1.

“Esto es un juego más que nos acerca a la meta, que es estar entre los cinco mejores equipo”, comentó el utility marabino luego de celebrar junto a sus compañeros. “Nunca bajamos la cabeza y logramos venir de atrás como otras veces lo hemos hecho y esperamos seguir haciendo. Este tipo de triunfos lo que nos da es más confianza en que podemos lograr grandes cosas”.

Otra de las claves del encuentro, más allá de la ofensiva oportuna de los Tiburones, se dieron luego de las expulsiones de Oscar Salazar y el manager Marcos Davalillo en el quinto inning. La entrada de Sánchez a la segunda base estabilizó una defensiva que cometió tres errores y ello permitió que el relevo, que hoy no tendría disponible a Enrique González o a Edgmer Escalona por día libre, pudiera ingeniárselas para mantener en cero a los Tigres por 4.2 actos.