sábado, 15 de diciembre de 2012

Tiburones 5 – Caribes 4





(Caracas) Marco Davalillo, manager de los Tiburones de La Guaira, comentaba antes del partido lo importante que sería una victoria para las aspiraciones clasificatorias de los escualos; no obstante, el piloto caraqueño no sólo consiguió esa anhelado triunfo, que ocurrió con marcador de 5 carreras por 4 contra Caribes de Anzoátegui, sino que además la sumatoria de resultados en la jornada de este viernes le permitieron a los litoralenses ubicarse a medio juego del quinto lugar, que ocupan los Cardenales de Lara.

Esta noche, los escualos no necesitaron aplicar la fuerza de sus batazos para ganar, únicamente una que otra conexión oportuna y también un eficiente relevo fue más que suficiente para maniatar a la tribu oriental, que ahora se encuentra a 1.5 partidos de la punta, que aún comparten Leones y Magallanes.

Jeanmar Gómez abrió por Tiburones y por espacio de 3.2 innings, el derecho grandeliga tiró 71 envíos y maniató a sus rivales a cinco imparables y dos carreras. Lo bueno fue que sus compañeros supieron respaldarlo temprano en el cotejo, pues en el segundo inning, con un marcador en contra 0-2, éstos anotaron cuatro anotaciones.

Alex Cabrera conectó doble al jardín central y luego CJ Retherford negoció boleto, luego un rodado de Héctor Sánchez dejó hombres en las esquinas, con out, para que Oscar Salazar siguiera con sencillo a la izquierda que remolcó la primera de los escualos. Javier Herrera pegó línea a la izquierda que llenó las bases y Renny Osuna soltó obús al left para traer el empate.


Gregor Blanco continuó el ataque con hit central que puso el 3-2 y envió a la duchas al zurdo José Álvarez. Ante Alex Serrano, César Suárez sonó otro indiscutible remolcador que le dio a La Guaira una ventaja que no perdió nunca en el juego. Un episodio más tarde, Tiburones ampliaría su ventaja con un indiscutible que Osuna, el cual impulsó a Sánchez.

A partir de allí el pitcheo hizo el trabajo. Nelson Figueroa le siguió a Gómez en el morrito y si bien le fabricaron dos carreras (una de ellas sucia), esto no complicó el encuentro. Luego Julio De Paula, Mauricio Robles, Edgmer Escalona y Enrique González se repartieron los siguientes cuatro capítulos, en los que apenas permitieron dos incogibles, con un boleto y cuatro ponches.