domingo, 30 de octubre de 2011

CARIBES BANQUEÓ CARDENALES




PUERTO LA CRUZ (Prensa LVBP)  En el marco de una emotivo acto de entrega de anillos de campeonato, celebrado en el estadio Alfonso “Chico” Carrasquel, el equipo Caribes de Anzoátegui le recordó a su fanaticada el porqué es el actual monarca de la pelota criolla, al vencer con comodidad al conjunto Cardenales de Lara, con pizarra de 5 carreras por 0, y así asegurar con dos victorias la serie de tres encuentros que finaliza este domingo.
 
Los orientales, pese a llenar las bases en los primeros dos episodios, no fue sino hasta el tercer capítulo que pudieron capitalizar a la ofensiva, y tras par de sencillos de Mike Wilson y Alexis Espinoza, y un boleto a Luis Ugueto que volvió a trancar la autopista, Niuman Romero se encargó de romper la paridad con elevado de sacrificio al centro, que puso en ventaja a los locales 1x0.
 
El encuentro se mantuvo por la mínima, y centrado en un intenso duelo de pitcheo, hasta la llegada del octavo episodio, en el cual el relevo crepuscular no las tuvo todas consigo y luego de recibir un rally de cuatro anotaciones, vio como se alejaban las posibilidades de una remontada salvadora.
 
La entrada la abrió Mike Wilson quien fue caminado a la inicial, y con sencillo de Alexis Espinoza y doble de Luis Ugueto, los aborígenes elevaron su cuenta a tres. Par de pasaportes corridos a José Gil y Gorkys Hernández llenaron las almohadillas, y otro par de boletos a Jeremy Moore y Luis Núñez, bastaron para que los indígenas amarraran el encuentro, 5-0.
 
Por el lado crepuscular, su única oportunidad clara de anotar también se produjo en el octavo, cuando con dos corredores en las bases y par de outs, tuvieron en Luis Valbuena la posibilidad de al menos borrar el blanqueo, pero un enfocado Brayan Villarreal lo sacó de paso con ponche, y en un noveno por la vía del 1,2,3 cortesía de Alex Serrano, los de casa conservar el marcador, y a su vez el triunfo, de 5 carreras por 0.
 
El lauro fue para el serpentinero Ramón Ramírez (1-1), quien durante siete episodios silenció la ofensiva roja al permitirle sólo par de hits, un boleto, sin carreras y cinco abanicados, mientras que la derrota fue para Luis Avilán (1-1), que pese a llegar con una efectividad inmaculada no tuvo el control de sus presentaciones anteriores, manteniéndose sólo por dos y dos tercios, en los cuales le hicieron una rayita, con cinco hits y cuatro pasaportes.