sábado, 22 de octubre de 2011

BRAVOS TOMÓ VENGANZA
















(Margarita) Los isleños y los capitalinos ofrecieron colosales actuaciones desde el montículo que mantuvo el cotejo igualado hasta el episodio que falló el relevo felino.

El dirigente de los locales contó con la exhibición del abridor Mike Parisi quien trabajó seis sólidas entradas sin conceder libertades a las peligrosas garras felinas.

Detrás del nudillista desfiló un Samuel Freedman tambaleante pero logando cumplir con el estratega que luego lo sustituyó con Rod Delaney y completó la ruta, con el ganador del juego, Ronald Belisario. Este cuarteto fue capaz de neutralizar el ataque.

Por los visitantes Joe Bisenius ofreció otra joya de picheo que desaprovechó la novena melenuda al no producir. Bisenius guillotinó a 7 contrarios y apenas concedió un pasaporte en seis episodios. En total el pitcheo de Caracas abanicó a 10 contrarios.

En el encuentro hubo momentos claves que pudo cambiar la cara del enfrentamiento a favor de los visitantes. Con dos en bases, Wladimir Sutil, entró en el séptimo con la orden de mover a los corredores, en intento de toque, falló con elevado al lanzador quien reaccionó a tiempo y sorprendió en la segunda a Gindl, logrando sofocar este ataque.

La carrera del triunfo se tejió al embasarse Maximiliano Ramírez abriendo la parte baja de la novena entrada. Ramírez fue sustituido por David Peralta. Esto activó la alarma entre los felinos que llamaron a Orber Moreno en relevo de Darwin Cubillán. Javier Brito falló y parecía enrutar a los contrarios, sin embargo el ex melenudo Henry Blanco aprovechó el pitcheo de Moreno para depositarla en el jardín central.

Con dos en las bases el turno se extendió a Carlos Rojas quien no lo pudieron sacar de balance. El joven la sonó duro por el medio del campo chocando la bola con el pie derecho de Moreno que desvió la pelota quedando las bases llenas. Al primer lanzamiento Colin Cowgill la mandó al centro permitiendo que Peralta pisara el plato con la única rayita del cotejo. Esta fue la primera remolcada del patrullero.