miércoles, 9 de diciembre de 2009

“Sería lamentable no estar presente en una final con Magallanes”



Redactado por Ángel Pinto el December 8, 2009 Foto: Flickr.com El jardinero central de los melenudos, quien viene de brillar en la gran carpa con su nuevo equipo –Marineros de Seattle-, se paseó por el coso de la Ciudad Universitaria en la noche del martes, en el marco del último juego entre los eternos rivales dentro del calendario de ronda regular.


El ‘Guti’, como lo conoce la afición avileña, no pudo dejar de lado su deseo de disputar una serie final entre Leones y Navegantes, donde su ausencia en los terrenos sería un lamento personal.
Entre las interrogantes que contestó el criollo, no pudo faltar alguna acerca de la condición que lo tiene fuera de los terrenos venezolanos en la actualidad: “Fue un dolor que me lo ocasionaba el correr las bases y al momento de frenar. Duraba unos 10 segundos y se iba, pero no era fácil jugar así toda la temporada”, comentó el segundo en la votación al guante de oro.


Al mismo tiempo, Franklin no pudo evitar demostrar melancolía por ver al conjunto capitalino desde afuera: “Extraño estar con el equipo. Tengo todas las ganas de estar con ellos y ayudarlos, pero es algo físico que necesito cuidar, y si quiero jugar en años futuros –tanto aquí como en grandes ligas- debo cuidarme la rodilla y mantenerme saludable”, dijo el ‘Guti’, quien también expresó que aprovecharía el mes de enero para mantener su rutina en el gimnasio, soltar el brazo y correr un poco para mantener sus condiciones.


A su vez, comentó que la clave del éxito de los venezolanos en el equipo de Seattle fue la comunicación entre criollos. Feliz Hernández, José Celestino López y su persona, fueron bujías fundamentales del equipo, entre tanto lucían de forma individual en diversos departamentos.
Por otro lado, el ganador de la “Biblia defensiva” del bosque central -en su pasada campaña en las mayores-, habló de sus vivencias junto a grandes piezas mundiales de la defensa en las praderas: Ken Griffey Jr. e Ichiro Suzuki. Del japonés pudo aprender con sólo mirarlo jugar, mientras que del norteamericano sacó mayor provecho personal: “Fue uno de los jugadores que crecí siguiendo como ídolo, y jugar junto a él fue grandioso para mí. Me sentía alagado cuando él se acercaba a felicitarme por una jugada”.


Finalmente, Franklin Gutiérrez rescató lo mejor de sus años con los Indios de Cleveland, con quienes se siente muy agradecido por ser la organización que le abrió las puertas para jugar en el mejor béisbol del mundo.