miércoles, 30 de diciembre de 2009

Los convierte en candidatos


Después de varias semanas de espera, los Mets y el agente libre Jason Bay alcanzaron un acuerdo para que el jardinero se incorpore al equipo de Nueva York con un contrato que sería por cuatro campañas.

Una fuente al tanto de las negociaciones informó a la AP que las partes llegaron a un acuerdo preliminar. La fuente pidió no ser identificada, ya que Bay aún debe cumplir con el requisito del reconocimiento médico para completar su contratación.

Bay, seleccionado tres veces al Juego de Estrellas, firmaría por cuatro campañas a cambio de 65 millones de dólares. El toletero de 31 años conectó 36 jonrones y produjo 119 carreras con Boston la pasada temporada.

El toletero fue efectivo en la campaña y media que pasó con los Medias Rojas, pero ambas partes no pudieron llegar a un acuerdo para que se quedara allí. Finalmente, fueron los Mets los que se llevaron uno de los principales agentes libres de la postemporada y, en él, a un bate necesario en su alineación diezmada. También es una de las adquisiciones espectaculares que los fanáticos esperaban del gerente general del equipo, el dominicano Omar Minaya.


Bay y el jardinero izquierdo Matt Holliday eran los dos bateadores más poderosos disponibles en el mercado. Holliday, que jugó en Oakland y San Luis la temporada pasada, busca un contrato aún más jugoso que el de Bay.

Cuando muchos los habían seleccionado como un posible candidato a los playoffs el año pasado, los Mets nunca llegaron siquiera a estar en la pelea en la que fue su primera temporada en el nuevo estadio Citi Field. A pesar de sumar al taponero récord venezolano Francisco Rodríguez, Nueva York no pudo sobreponerse a las lesiones de figuras como los puertorriqueños Carlos Beltrán y Carlos Delgado y el dominicano José Reyes.
Hacia el final de la temporada, el equipo tenía que improvisar alineaciones a diario: ocho jugadores fueron titulares en el jardín izquierdo en al menos siete partidos.

Los Mets también tenían la presión de que sus rivales acérrimos, los Yanquis, tras ganar la Serie Mundial, adquirieron al jardinero central estelar Curtis Granderson, al serpentinero boricua Javier Vázquez y al agente libre Nick Johnson.